Martes 31 de Julio del 2014 | 6:19 hrs. centro de México | Publicación vigente: Número 399 en circulación desde el 2014-07-11.
 

Pablo Basáñez García: las palabras convencen, pero el ejemplo arrasa



Pablo Basáñez García, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia municipal de Tlalnepantla, aplica a su vida personal y profesional los principios que aprendió de sus padres, en especial aquellos que dan congruencia al decir con el actuar.

Si bien gran parte de su formación corresponde al pasado, producto de los valores inculcados por sus ya fallecidos padres, le preocupa el futuro por el escenario que las actuales generaciones heredarán a las futuras; parte de su esfuerzo va encaminado a trabajar en ello.


Eterno soñador
Proveniente de Ciudad Obregón Sonora, su familia arribó a Tlalnepantla cuando él tenía tres años. Fueron siete hermanos con grandes convicciones, solidarios, apoyándose en sus diferentes áreas; él, su gemelo y otra hermana están inmersos en la actividad pública, conscientes de serles útiles a los demás, según expresa en entrevista con GANANDO ESPACIOS.

Tenía 21 años cuando falleció su madre, Aurora, a quien describe como muy amorosa, siempre alentando a sus hijos a lograr sus propósitos, con una gran fe y pasión por la vida. Recuerda que sus enseñanzas, sus principios morales y éticos le acompañan hoy en día, porque ella también vivió siempre de manera congruente y les transmitió esa enseñanza, pero en particular el amor.

Su padre, fue piloto aviador y lo recuerda como una persona práctica, que con gran esfuerzo sacó adelante a su familia. “De su ejemplo aprendí que nunca debemos dejar de soñar y que es necesario trabajar por tus anhelos; falleció cerca de los 80 años, pero cada día de su existencia mantuvo sus sueños; ello lo hizo una gente activa”.

Al transcurrir de los años Basáñez García se desenvolvió en escuelas públicas; en la Universidad Nacional de México cursó las carreras de Ciencias Políticas y de Derecho, que le permitieron acercarse más a la realidad del país. Becado estudió la Maestría en Administración Pública en la Universidad Anáhuac, en la cual cursa actualmente el Doctorado en la misma área.


Ejemplo y congruencia
Desde los 15 años incursionó en la vida política, con una visión de incidir en la vida de los demás, de transformar la realidad y modificar la crítica estéril en acciones propositivas, con posibilidad de tomar de manera directa la conducción, el destino del municipio; de esta forma empezó a militar en el PRI, en el cual cree y lo considera como una verdadera opción. Por lo tanto, inició una militancia seria y comprometida, con apego a sus principios. Soy una persona de convicciones, de que la política genere cosas positivas para la sociedad, afirma.

“Sueño con ser congruente en los hechos con mis principios; las palabras convencen, pero el ejemplo arrasa. Mi anhelo es lograr que Tlalnepantla sea un espacio de oportunidades, en que los jóvenes no tengan que emigrar a otros sitios en búsqueda de un trabajo, que tengan espacios recreativos que los alejen de las adicciones, que la policía les dé confianza y exterminar el miedo. Además, tener un capital humano comprometido, para volver a ser el lugar de encuentro donde todos cabemos y podamos desarrollar nuestro propio proyecto personal de vida”.

El abanderado del tricolor a la alcaldía de Tlalnepantla indicó que en campaña, los participantes optan por autodenominarse “los menos malos” y en consecuencia descalifican a sus contendientes; por ello, considera que la gente debe votar por el mejor. “Yo lo soy por mi experiencia administrativa; he sido más de cinco veces director de distintas dependencia de gobierno y candidato cinco veces. Mi propuesta no es producto de la improvisación, sino de experiencia y formación académica”.

Invita a reflexionar “a apostarle al municipio y a las generaciones futuras; debemos sentar las bases de prosperidad, progreso y certidumbre con la participación de la ciudadanía sobre sus propias decisiones. Soy una persona de congruencia, valores e integridad.

Estoy convencido de que quien no gobierna su vida ni hace feliz a su familia, no tiene la capacidad de hacer lo propio en el espacio público”.

A su juicio, su generación que incluye al candidato a la Presidencia, Enrique Peña Nieto y al gobernador Eruviel Ávila Villegas, pugna por el cambio, la transformación y está decidida a tomar su lugar en la historia que -asegura- no viene a restaurar el pasado, sino a renovar a la sociedad, dando un mensaje de certidumbre y confianza de que son posibles muchas cosas.


Vida y familia
Con esa confianza es que llega tranquilo a casa, sabedor que hizo su máximo esfuerzo y por tanto, duerme sin preocupaciones, pues además es apoyado por su esposa Verónica Rocha con quien tiene dos jóvenes hijas: Liliana y Andrea, de quienes siempre han sido respetuosos de su espacio y actividades, acompañándolas en sus eventos importantes.

Para él, el ejemplo es lo principal que les debe transmitir, por tanto, el aspecto que más cuida en la parte familiar y en lo político es la integridad. “No tendría soporte el discurso si no es congruente en las acciones con los principios”.

Para ellas la figura paterna es importante; tenemos claro que es mi obligación participar en giras y eventos, pero ellas siempre están presentes de distinta forma y se los agradezco porque me aportan paz, motivación y claridad de nuestros retos, comparte.

Al respecto, el candidato a Tlalnepantla detalla que su esposa preside la Fundación Pasión por la gente, promoviendo en el municipio conferencias sobre violencia familiar, bullying, labores a favor del ambiente, de la salud y de la tercera edad, entre muchas otras actividades.

Sonríe cuando recuerda la ocasión en que fue candidato a diputado y una de sus hijas le preguntó si se limitaría a levantar el dedo. Ahora ella lo acompaña y se siente orgullosa de lo que hace su padre, quien expresa su entusiasmo a que alguna de sus hijas siga su carrera partidista, a la cual califica de una labor trascendente de impacto a la sociedad. Sin embargo, respetará la profesión que elijan y les brindará las condiciones.

En este contexto, Basáñez García resalta que hay un campo abierto para las mujeres que deseen participar y quien lo haga de manera seria y profesional puede llegar a donde se lo propongan, pues tienen talento, habilidad e inteligencia para concertar, hablar al corazón y por lo tanto son muy eficaces en la acción política para conseguir grandes cosas. “Ojalá mis hijas y muchas otras mujeres se decidieran a participar por convicción más que por una condición de género. Los espacios públicos son para las personas íntegras y comprometidas con su país”.

 
D.R. © Revista Ganando Espacios 2013
ventas@ganandoespacios.com.mx
www.ganandoespacios.com
Aviso de privacidad | Créditos
Desarrollo web: